lunes, 10 de octubre de 2016

Atisbar

Dice la Real Academia de la Lengua Española:

atisbar. De or. inc., quizá metát. jergal de avistar.
1. tr. Mirar, observar con cuidado, recatadamente.
2. tr. Vislumbrar.

Un día miré con recato hacia el futuro. No había razón para disimular, sólo el miedo de quien recela de sí mismo. Demasiado oscuro todo para distinguir algo más allá de unas sombras. Sin embargo, la esperanza quiso ver lo que todavía no era nada. Pero quién es uno para negarse a soñar... Y me adentré en la negrura, haciéndome paso a tientas. Pero no importó no ver lo que había delante, porque lo intuía. Sentía la paz que me esperaba, el equilibrio, las sonrisas, las carcajadas... 

Poco a poco se fue haciendo la luz y aunque todavía no veo lo que hay al otro lado, sé lo que me espera. No como quien espera una recompensa, sino como quien busca un tesoro. Uno al alcance de todos: la felicidad.

domingo, 9 de octubre de 2016

Perdonar

Dice la Real Academia de la Lengua Española:


perdonar. Del lat. tardío perdonāre, de per- 'per-' y donāre 'dar'. 
1. tr. Dicho de quien ha sido perjudicado por ello: remitir la deuda, ofensa, falta, delito u otra cosa. 
2. tr. Exceptuar a alquien de lo que comúnmente se hace con todos, o eximirlo de la obligación que tiene. 
3. tr. Renunciar a algo o privarse de ello. No perdonar ocasión de lucirse. No perdonar un baile. 
4. tr. Renunciar a un derecho, goce o disfrute.

El viernes me miré al espejo y conversé durante horas conmigo misma. Mentira. El viernes quedé con mi yo del pasado, hablamos largo y tendido, nos miramos a los ojos, con cariño, sin rencores y nos perdonamos.

Mi espejo tiene 38 años y nombre masculino, I, vive en Irlanda desde junio del año pasado, y fue mi pareja durante quince años y veintidós días. Un viernes 22 de enero de 2016, después de comer, me llamó. ¿Eres feliz?, preguntó. Yo me recordé caminando la mañana anterior, sonriente, pensando cómo estaban cambiando las cosas, cómo parecían ir encajando y sintiéndome en paz. Respondí que sí. Mentí. Sabía cuál era su respuesta. Sabía cómo terminaría esa conversación. No opuse resistencia. Se acabó.

Me quedé acurrucada durante horas en el sofá. Sintiendo que mi mundo se desmoronaba, que no quedaba nada. Pero también sentí alivio, no os engañaré.

Han pasado ocho meses y dieciséis días. 

El viernes me perdoné. No tenía que enfrentarme a él, nunca hizo falta. No necesité herirle, porque no siento rencor y porque no es coherente con la forma que tengo de entender la vida. No le culpé, porque acepto mi responsabilidad. Sentí mucha paz. Me perdoné por haber cerrado los ojos, haber ignorado la evidencia, haberme hecho tanto daños, haberme perdido en el camino. No pasa nada, cielo, "we have plenty of time".

Este último mes ha sido difícil. Mentira. Este último mes lo he hecho muy difícil. He perdido mi equilibrio haciendo oídos a personas que, creyendo saber qué es lo mejor para mí, proyectan su realidad en la mía. He entrado en ese juego y he perdido. 

Hoy es domingo, como aquel último domingo de agosto. Hoy empieza otra etapa. La que yo decida. 

Yo sí creo en que la felicidad es un estado permanente. Una base sobre la que pueden transcurrir otras cosas, que de vez en cuando se interrumpe, pero para volver. Siento en mi corazón que la única misión que tengo en esta vida es ser feliz. Y me lo voy a tomar muy en serio.

viernes, 19 de agosto de 2016

Amar (III)


amar.Del lat. amāre.1. tr. Tener amor a alguien o algo.2. tr. desus. desear.
amor.
Del lat. amor, -ōris.
1. m. Sentimiento intenso del ser humano que, partiendo de su propia insuficiencia,necesita y busca el encuentro y unión con otro ser.
2. m. Sentimiento hacia otra persona que naturalmente nos atrae y queprocurando reciprocidad en el deseo de unión, nos completaalegra y da energía para convivircomunicarnos y crear.
3. m. Sentimiento de afectoinclinación y entrega a alguien o algo.
4. m. Tendencia a la unión sexual.
5. m. BlandurasuavidadCuidar el jardín con amor.
6. m. Persona amadaU. t. en pl. con el mismo significado que en sing. Para llevarle un don a sus amores.
7. m. Esmero con que se trabaja una obra deleitándose en ella.
8. m. p. us. Apetito sexual de los animales.
9. m. desus. Voluntadconsentimiento.
10. m. desus. Convenio o ajuste.
11. m. pl. Relaciones amorosas.
12. m. pl. Objeto de cariño especial para alguien.
13. m. pl. Expresiones de amor, cariciasrequiebros.
14. m. pl. cadillo (‖ planta umbelífera). 
Real Academia Española © Todos los derechos reservados. 
Me estoy preparando para amar, no para necesitar, ni para obligar. Me estoy preparando para amar, para agradecer la existencia de una persona, sin más pretensiones. Hasta donde llegue. Para siempre, aunque salga de mi vida o pase a estar de otra forma.

Y para ello estoy aprendiendo a amarme: primero a mí, sobre todo a mí, para siempre a mí, sin condiciones a mí. Porque no soy una mitad, soy una unidad y nadie tiene que completarme. Porque soy feliz, mi felicidad sólo depende de mí y nadie tiene la carga de hacerme feliz. Porque soy lo único permanente en mi vida y los demás son libres de estar o irse.

Y sonrío. Y estoy en paz. Y soy independiente. 

 

martes, 16 de agosto de 2016

Sincerar

Dice la Real Academia Española de la Lengua:



sincerar. Del lat. sincerāre 'purificar'. 
1. tr. Justificar la inculpabilidad o culpabilidad de alguien en el dicho o hecho que se le atribuye.
2. prnl. Hablar sinceramente con alguien, especialmente contándole algo que se mantenía oculto.

Real Academia Española © Todos los derechos reservados

Hay momentos en los que me traiciono a mí misma. Todo lo demás no importa. Asumo las consecuencias, aprendo y continuo. La próxima vez lo haré mejor, seré yo misma, por encima de todos esos sentimientos a los que permitimos tomar el mando de nuestras vidas. No soy eso. Me esfuerzo por no ser eso. Ser eso resulta más fácil, pero es una satisfacción inmediata y efímera. 

No me sincero con nadie, que bastante tengo conmigo misma. Cada día me corrijo, con cariño, que la generosidad con la que uno se trata es un reflejo de la que tenemos con los demás. He dejado de ser tan crítica, sólo intento ilumimar aquellas partes de mi alma donde todavía albergo oscuridad. Porque la hay. Así que destapo lo oculto, lo aireo, lo expongo, limpio y dejo abierto. Y a otra cosa, mariposa, que regodearse no le hizo nunca bien a nadie.

No hay nada que ocultes a otros que no quieras ocultarte a ti mismo. Lo que hacemos a los demás es el fiel reflejo de lo que nos hacemos a nosotros mismos. Sincérate, te quitarás un peso enorme de encima. 

No digo que te sobreexpongas, ni que vayas por ahí expresando opiniones sin filtro: cualquier exceso es malo. Con tal de que tú lo tengas claro, es suficiente. 

miércoles, 27 de julio de 2016

Reconciliar

Dice la Real Academia Española de la Lengua:

reconciliar. Del lat. reconciliāre.
1. tr. Volver a las amistades, o atraer y acordar los ánimos desunidos. U. t. c. prnl.
2. tr. Restituir al gremio de la Iglesia a alguien que se había separado de sus doctrinas. U. t. c. prnl.
3. tr. Oír una breve o ligera confesión.
4. tr. Bendecir un lugar sagrado, por haber sido violado.
5. prnl. Confesarse, de algunas culpas ligeras u olvidadas en otra confesión que se acaba de hacer.
6. prnl. Rel. Confesarse, especialmente de manera breve o de culpas ligeras.

Real Academia Española © Todos los derechos reservados.
Este año estoy aprendiendo mucho, pero sobre todo, estoy poniendo en práctica la teoría a todos los niveles. Si tuviera que elegir una sola palabra para este 2016 no sería, sin embargo, "aprender" ni "practicar", porque lo que he hecho este año ha sido "reconciliarme". He vuelto, atraído, acordado, restituido, oído y bendecido mi vida. Conmigo misma y con las personas que me rodean. No es un proceso terminado, pero se están dando las circunstancias para que cada aspecto de mi vida se recomponga, se reconcilie.
Los demás están dejando de ser importantes para mí. Suena un poco egoísta, pero es así. Yo no actúo sobre los demás, actúo sobre mí misma, que soy la única variable que controlo -o al menos, lo intento-. Lo curioso es que sí noto los efectos en otras personas. Es como si al encontrar tu posición los demás se reordenaran y ocupasen la suya, al menos en su relación contigo. 

Además, también me confieso cada día, con cada persona, en su primera acepción, en el sentido de expresar voluntariamente mis actos, ideas o sentimientos verdaderos. Ya no me escondo, pero no me impongo a nadie. Estoy aprendiendo a aceptar a las personas, las situaciones, la realidad.

Me reconcilio cada día y el Universo se reconcilia conmigo.

jueves, 30 de junio de 2016

Aterrizar

Dice la Real Academia Española de la Lengua:
aterrizarintr. Dicho de un avión o de un artefacto volador cualquieraPosarsetras una maniobra de descensosobre tierra firme o sobre cualquier pista o superficie que sirva a tal fin.2. intr. Dicho de un pilotode un pasajerode un paracaidistaetc.: Llegar a tierra.3. intr. coloq. Caer al suelo.4. intr. coloq. Dicho de una personaAparecerpresentarse inopinadamente enalguna parte.Real Academia Española © Todos los derechos reservados
La Real Academia no recoge el significado que tiene para mí "aterrizar". Quizá es simplemente imposible porque sólo tiene sentido para mí. Siento que "estoy aterrizando" en mi propia vida. De hecho, quizá de entre todas las acepciones, la primera sea la más aproximada: estoy descendiendo y posándome. No he "caído" y tampoco me he "presentado de forma inopinada". Todo lo contrario. Me ha costado mucho llegar hasta aquí: aprender e interiorizar. No creo si quiera que lo haya conseguido, por eso he utilizado el gerundio: "aterrizando".

Es una maniobra tan simple como compleja: sólo hay que descender, pero tomar la decisión cuesta, mantener la dirección requiere esfuerzo y mirar hacia abajo asusta.

"Aterrizar" a los treinta y cuatro años en tu vida, por otra parte, conlleva inevitablemente arrepentimientos. Todos sabemos que mirar hacia atrás no sirve para nada, que lo importante es lo que haces ahora, pero cuánto pesa.

Después están las "turbulencias", claro. Esas sacudidas que te obligan a coger altitud y equilibrar el aparato. Esos momentos no son retrocesos, así que no te tortures. "Sé más generosa contigo misma", me repito en esas ocasiones. Ya, es más fácil decirlo que hacerlo, pero si sirve para los demás, tendrá que servir para una misma. 

La idea, no obstante, es simple: acercarme cada día un poco más a mi destino. O no.

Quizá no haya que "aterrizar", quizá haya que mantenerse a cierta distancia y no identificarnos con este disfraz que utilizamos ni con las situaciones que experimentamos. Quizá si nos lo tomásemos todo un poco menos en serio, imaginando un rombo Sim verde sobre nuestras cabezas. Quizá "aterrizar" sólo sea hacerme cargo por fin de mi avatar. Quizá todo sea mucho más simple :)

Quizá...

Las ideas tampoco terminan de aterrizar.

Ha habido varios momentos de inflexión en mi vida. ¿Y si hoy es uno de ellos? ¿Y si ahora interiorizo por fin todo lo que sé?  Creo que más bien voy a ponerlo en práctica. Cuando repites cada día algo, terminas por incorporarlo a la esencia de tu ser.